Situación en Burundi

Political unrest in Burundi took a deadly turn in 2015 after the president announced plans to seek a third term. Street protests led to violent clashes, and hundreds of thousands have since fled to nearby countries in search of safety.

 

Donate now

428,496

refugees


US$391 million

UNHCR and multi-agency funding appeal


Full statistics

Updated 8 February 2018

El pueblo de Burundi está enfrentando una crisis humanitaria marcada por el deterioro económico, la extrema inseguridad alimentaria y una epidemia de malaria. Si bien la violencia ha disminuido, la situación continúa siendo frágil, con una situación política sin resolver y el continuo desplazamiento dentro y fuera del país.

¿Qué está haciendo el ACNUR para ayudar?

ACNUR y sus socios están trabajando en conjunto a diario para ayudar y proteger a los refugiados de Burundi en Tanzania, Ruanda, la República Democrática del Congo, Uganda y otros países cercanos. En conjunto, estamos ayudando a reunir a las familias, y entrenamos a los trabajadores comunitarios del campamento para que detecten signos de explotación y abuso sexual. Estamos ayudando para que las madres den a luz en instalaciones de salud apropiadas. Asimismo, involucramos ingenieros hidrólogos para perforar nuevos pozos para suministrar agua a los refugiados.

Sin embargo, el fondo multi agencial del 2017 para la situación de Burundi solo recibió el 20 por ciento del monto necesario. Esta importante escasez dificulta nuestra capacidad de brindar los mínimos servicios necesarios.

Como resultado, los refugiados burundeses en Tanzania, Ruanda y la RDC llegan a campamentos repletos, donde solamente se disponen de albergues temporales. Los centros de salud están luchando por lidiar con el gran número de pacientes. La educación es muy básica y los niños no cuentan con materiales suficientes para el aprendizaje, y cientos de niños en Tanzania asisten a clases bajo los árboles.

“Los refugiados de Burundi están siendo olvidados. El mundo necesita ayudar urgentemente a estos refugiados y a los países que les acogen”.

Catherine Wiesner, Coordinadora Regional de Refugiados y Defensora del Marco de Respuesta Integral para los Refugiados para la situación de Burundi

“Los refugiados que huyen para salvar sus vidas luchan para cubrir las necesidades básicas de sus hijos en campamentos abarrotados y con pocos recursos”, dijo Catherine Wiesner, Coordinadora Regional de Refugiados y Defensora del Marco de Respuesta Integral para los Refugiados para la situación de Burundi.

“Los refugiados de Burundi están siendo olvidados”, dijo Wiesner. “La comunidad internacional necesita cumplir los compromisos mundiales para ayudar urgentemente a estos refugiados y a los países que les acogen”.

De acuerdo con el Marco de Respuesta Integral para los Refugiados, el ACNUR está trabajando con gobiernos y socios para apoyar a las comunidades de acogida y brindar a los refugiados de Burundi más oportunidades para su autosuficiencia. Mientras tanto, un número relativamente pequeño de refugiados ha elegido regresar a Burundi. Si bien el ACNUR no está promoviendo los retornos, desde septiembre de 2017 hemos estado ayudando a aquellos que voluntariamente eligen irse a casa a hacerlo de manera segura y comenzar a reconstruir sus vidas.

Para los cientos de miles de refugiados de Burundi que aún requieren protección internacional, se necesita más apoyo y financiación a nivel mundial para brindar asistencia urgente que salve la vida hoy y soluciones a largo plazo para el futuro.