Estados, ONU, y sus socios se unen para impulsar la ayuda a los desplazados internos

Faiza (en el centro, de púrpura, 31 años), sentada entre un grupo de mujeres congoleñas que han creado un espacio para personas desplazadas internamente en una escuela.  © ACNUR/Colin Delfosse

En un momento en el que las crisis se multiplican por todo el mundo, forzando a millones de personas a huir de sus hogares a otro punto de su país, un grupo compuesto por Estados, Agencias de la ONU y socios colaboradores acaba de renovar su compromiso para reducir y solucionar el desplazamiento interno

En una reunión celebrada en Ginebra este 17 de abril, el grupo lanzó el Plan de Acción para avanzar en Prevención, Protección y Soluciones para los Desplazados Internos (2018-2020). El encuentro marcó el vigésimo aniversario de los Principios Rectores del Desplazamiento Interno, ampliamente aceptado como guía global para proteger y asistir a los desplazados internos.

El desplazamiento interno está reconocido como un problema global desde principios de los 90, pero a pesar de los esfuerzos no se ha abordado con suficiente fuerza. Mientras tanto, el número de personas desplazadas internamente ha ido en aumento.

"Son necesarios pasos valientes y ambiciosos para afrontar este complejo desafío a los derechos humanos y el desarrollo. El Plan de Acción busca movilizar un diálogo estratégico, acciones coordinadas y recursos adecuados para abordar la difícil situación de los desplazados internos, incluyéndolos en la toma de las decisiones que les afectan", afirmó la Relatora Especial para los Derechos Humanos de los Desplazados Internos, Cecilia Jiménez-Damary.

A finales de 2016, más de 40 millones de personas – más de cuatro veces la población de Londres o Nueva York – se encontraban desplazadas internamente dentro de sus propios países por causa de conflictos armados, violencia generalizada o violaciones de derechos humanos. Ese mismo año, los desastres naturales provocaron el desplazamiento de otras 24 millones de personas.

Se estima que cada año 15 millones de personas se ven desplazadas por proyectos de construcción; se producen varios millones más por robo de tierras, violencia criminal o sequías, pero no hay un registro sistemático de ellos.

"Abordar las necesidades de protección de las personas desplazadas forzosamente y buscar soluciones a su difícil situación son factores que contribuyen a dotar de mayor estabilidad a los países y regiones", declaró el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

"Al igual que los refugiados, los desplazados internos se enfrentan a menudo a situaciones su gran incertidumbre. Puede darse el caso de que sean desplazados en varias ocasiones mientras buscan la oportunidad de reiniciar sus vidas, y sufrir el riesgo de caer en la marginación social. Las consecuencias de nuestro fracaso para solucionar el desplazamiento interno pueden ser devastadoras".

"La comunidad internacional se ha comprometido a que nadie se quede atrás. Esta promesa debe extenderse a los millones de desplazados a causa de conflictos armados, violencia y catástrofes. Seguiremos trabajando con los gobiernos afectados y los propios desplazados para asegurar que se atiendan sus necesidades", afirmó Mark Lowcock, Subsecretario General de Asuntos Humanitarios y Coordinador de Ayuda de Emergencia.

Elaborado bajo la dirección del Relator Especial, ACNUR y la OCHA, el Plan de Acción hace un llamamiento a todos los actores relevantes a que intensifiquen sus esfuerzos en materia de prevención, respuesta y solución AL desplazamiento interno. Con este fin, el Plan propone acciones concretas que faciliten y fortalezcan la participación de los desplazados en las decisiones que les conciernen, así como para ampliar las leyes y políticas nacionales sobre desplazamientos internos. Igualmente, recomienda mejorar la recopilación y análisis de datos sobre las crisis de desplazamiento en todo el mundo, y aumentar su compromiso para hallar soluciones que aborden la cuestión del desplazamiento interno.