Regresan los primeros refugiados de Darfur desde el Chad

Mujeres refugiadas sudanesas descansan bajo un árbol en el campamento de Iridimi, en el este de Chad, en 2014.  © ACNUR/Corentin Fohlen

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha facilitado a principios de esta semana, en colaboración con los gobiernos de Chad y Sudán, el que se espera sea el primero de una serie de retornos voluntarios de refugiados sudaneses asentados en Chad.

Un grupo de 53 refugiados abandonó el sábado pasado el campamento de Iridimi, en el este de Chad, y llegó a un centro de acogida en Tina, en Darfur del Norte, tras un viaje de cuatro horas para recorrer una distancia de 70 kilómetros en autobuses facilitados por ACNUR.

Una vez en Sudán, los refugiados darfuríes pasaron dos días en un centro de recepción antes de dirigirse a su destino definitivo. Estos retornados son los primeros de los cientos que se espera vuelvan a sus hogares voluntariamente en los próximos meses, después de haber pasado varios años en Chad.

Estos retornos tienen lugar tras la firma de un acuerdo tripartito sobre repatriación voluntaria de refugiados sudaneses suscrito entre ACNUR y los gobiernos de Sudán y Chad en mayo del pasado año.

La guerra en la región sudanesa de Darfur estalló en febrero de 2003 cuando grupos rebeldes se alzaron contra el gobierno de Sudán. El consiguiente conflicto dejó decenas de miles de muertos y millones de desplazados dentro y fuera de las fronteras de Sudán.

Los refugiados que ahora regresan a sus casas huyeron de Darfur en 2003-2004. Antes de su retorno, representantes de los refugiados visitaron sus pueblos en Darfur para así poder tomar una decisión bien meditada sobre su posible regreso. ACNUR sigue registrando a nuevos refugiados que expresan su deseo de regresar a Sudán. Aquellos que deciden hacerlo, a su llegada reciben un paquete de ayuda al retorno que, entre otros elementos, incluye raciones de comida para tres meses, facilitadas por el Programa Mundial de Alimentos (PMA)

ACNUR, junto con socios y otras agencias de la ONU, está trabajando en dar apoyo a los esfuerzos de las autoridades sudaneses para mejorar los servicios en Darfur del Norte, ya que las zonas de retorno necesitan ser rehabilitadas de manera urgente. También se necesita apoyo de la comunidad internacional para lograr que los retornos sean duraderos y sostenibles. No obstante, hasta el momento ACNUR apenas ha recibido el 14% de los fondos necesarios para la operación en 2018, que asciende a 256 millones de dólares.

Cada vez más refugiados manifiestan su interés en regresar a Sudán en los próximos meses, especialmente a medida que la situación de seguridad mejora en Darfur. A lo largo de los últimos años la región ha sido testigo de una tendencia creciente en el retorno de refugiados y desplazados internos. En diciembre de 2018, ACNUR ayudó a unos 1.500 refugiados a volver a Darfur del Sur desde la República Centroafricana a través de una operación aérea.

Esto ha sido posible en parte gracias a la mejora de seguridad en Darfur a raíz de los acuerdos de paz entre el gobierno y algunos grupos armados. El ejercicio de desarme llevado a cabo en todo Darfur por el gobierno, así como los esfuerzos de la misión de mantenimiento de la paz liderada por una fuerza conjunta de Naciones Unidas y la Unión Africana también están contribuyendo a mejorar la seguridad de forma que los desplazados puedan regresar.

Alrededor de dos millones de personas se encuentran actualmente desplazadas en Sudán, mientras que más de 650.000 sudaneses se encuentran refugiados en países vecinos como Chad o Sudán del Sur. En concreto, unos 300.000 refugiados de Darfur viven actualmente en 12 campamentos gestionados por ACNUR y el gobierno en el este de Chad.

Para mayor información, por favor contacte:

  • En Jartum, Mohamed El-Fatih El-Naiem, elnaiem@unhcr.org, +249 91 23 08 842
  • En Yamena, Aristophane Ngargoune, ngargoun@unhcr.org, +235 66 98 37 92
  • En Ginebra, Babar Baloch, baloch@unhcr.org, +41 795139549