Historia del ACNUR

 

En 1956, durante la Revolución húngara, 200.000 personas huyeron a Austria en búsqueda de seguridad. ACNUR reconoció a los húngaros como refugiados ‘prima facie’, e inició las labores de reasentamiento. Esta revolución y sus consecuencias moldearon la manera en la que las organizaciones humanitarias se enfrentarían a las crisis de refugiados en el futuro.

En 1960, la descolonización de África dio lugar a la primera de muchas crisis de refugiados que tendrían lugar en ese continente. En las dos décadas siguientes, ACNUR también ayudó en crisis de desplazamiento en Asia y América Latina. Más de un cuarto de siglo después de su primer premio Nobel, ACNUR recibió en 1981 nuevamente ese galardón por su trabajo mundial de asistencia a los refugiados, con una mención a las dificultades políticas que enfrentaba el Alto Comisionado

El inicio del siglo 21 ha visto a ACNUR ayudando en grandes crisis de refugiados en África, como las de República Democrática del Congo y Somalia, y en Asia. Al mismo tiempo, se ha solicitado al ACNUR usar su experiencia para ayudar también a las personas desplazadas internamente por los conflictos. Además ha ampliado su rol para ayudar a las personas apátridas, un grupo largamente olvidado de millones de personas en riesgo de que se les niegue el reconocimiento de sus derechos básicos porque carecen de nacionalidad. En algunas partes del mundo, como África y América Latina, el mandato original de 1951 se ha visto reforzado por la adopción de instrumentos legales regionales.

ACNUR cuenta ahora con 10.966 miembros en su personal. Trabajamos en un total de 130 países y nuestro presupuesto, que en el primer año fue de trescientos mil dólares, en 2016 fue de más de seis mil quinientos millones de dólares.

En 2015 celebramos nuestro 65º aniversario. ACNUR ha ayudado a más de 50 millones de refugiados a volver a empezar sus vidas desde su creación.