En ACNUR, presionamos para una acción europea concertada para prevenir la pérdida de vidas en el mar. También trabajamos para garantizar el acceso al asilo, las condiciones de recepción dignas y las soluciones duraderas para los refugiados, prestando especial atención a las personas con necesidades y vulnerabilidades agudas.

La escala y la fluidez de los movimientos de refugiados en Europa han planteado importantes desafíos para los sistemas de asilo y las instalaciones de recepción en muchos países. Enfrentados a la presión interna, numerosos países han respondido imponiendo unilateralmente restricciones legales y físicas más estrictas al acceso a su territorio.

El ACNUR aboga por sistemas de asilo justos y eficaces en toda Europa para garantizar que los solicitantes de asilo puedan acceder al asilo y a la protección efectiva. También abogamos con los gobiernos para mejorar las oportunidades y el apoyo para la integración local de los refugiados. En ausencia de sistemas de asilo plenamente operativos en algunos países europeos, el ACNUR ayuda a los Estados a establecer procedimientos de asilo justos y eficientes.

Entre los millones de apátridas en todo el mundo, el ACNUR estima que alrededor de 570.000 viven en Europa. Estamos ayudando a los países europeos a identificar y proteger a los apátridas, así como a prevenir y reducir la apatridia en el continente.

La Oficina Regional del ACNUR para Europa cubre 49 países. Trabajamos con una variedad de organizaciones y socios, incluida la Unión Europea y sus agencias, el Consejo de Europa, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, otras agencias de la ONU, la sociedad civil y ONG. La Oficina también se relaciona con instituciones jurídicas supranacionales, incluidos el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Niñez en movimiento y niños no acompañados y separados

En 2016, cerca de 100.300 niños refugiados y migrantes llegaron a Bulgaria, Grecia, Italia y España, y uno de cada tres no estaba acompañado o estaba separado de su familia. Los niños en movimiento y los niños no acompañados y separados enfrentan muchos riesgos de protección en Europa, incluida la detención, la violencia sexual y de género, una mayor separación de la familia, problemas psicológicos y riesgos de seguridad. Estos peligros se agravan cuando se colocan en instalaciones de recepción inadecuadas y no pueden acceder a la atención adecuada. La falta de oportunidades educativas o actividades recreativas también afectan su bienestar. 

Respuesta del ACNUR a la situación de los refugiados y los migrantes en Europa

En 2015 y en los primeros meses de 2016, casi 1,2 millones de refugiados y migrantes llegaron a las costas europeas, la mayoría huyendo de los conflictos y la persecución. Muchos perdieron la vida o vieron a seres queridos perecer en el mar en su intento de alcanzar la seguridad. Un número cada vez mayor de familias, mujeres y niños no acompañados emprendieron peligrosos viajes a través de varios países y con frecuencia enfrentaron la explotación a manos de traficantes.

ACNUR en Ucrania

Como resultado del conflicto en curso en Ucrania, más de 1,6 millones de personas se registraron como desplazadas internas a fines de diciembre de 2016. Otros 470.000 ucranianos buscaban asilo en países vecinos al final del año, el 94% de ellos en la Federación Rusa. Bajo una respuesta coordinada de la ONU, el ACNUR dirige y coordina la respuesta humanitaria con respecto a la protección, albergue de emergencia y asistencia no alimentaria para las personas desplazadas dentro de Ucrania.